Entomopraxis

"entomopraxis" libros y material entomológico. Entomogical books and equipment: the best catalogue in the market. entomopraxis@entomopraxis.com
Banner

Mi equipo fotográfico

E-mail Imprimir PDF

MI EQUIPO FOTOGRÁFICO

Antes de nada, tengo que inferir que en el mundo de la fotografía digital hay un abanico tan amplio de marcas, productos y accesorios que las posibilidades de poder acceder a un buen o un gran equipo fotográfico para realizar “retratos” de libélulas u otros insectos son casi infinitas... lo que normalmente denominamos fotografía de aproximación o macrofotografía.

Es por ello por lo que las indicaciones que doy en este apartado simplemente pueden ser válidas con el equipo que yo manejo y eso no sienta en absoluto cátedra para que el equipo que utilizas o puedas utilizar tú, sea más útil que el que yo uso.

Para empezar, quiero decir que comprar una cámara digital es como casarse con esa marca ya que todos los accesorios, objetivos y utensilios varios, estarán directamente o muy directamente relacionados con esa marca. Así, yo opté por la marca OLYMPUS y su sistema 4/3, por lo que todos mis objetivos obligatoriamente son útiles sólo para ese sistema. Por ello, yo sólo puedo montar sobre mi cuerpo de cámara objetivos ZUIKO (la marca de óptica que trabaja para OLYMPUS) o SIGMA (que estén adaptados al sistema de 4/3 de OLYMPUS). Existe otra opción de acoplamiento de un anillo convertidor para adaptar diferentes marcas de objetivos a mi cámara, pero no profundizaré en ello porque se pierde cierta calidad muy necesaria para la fotografía de aproximación. Por tanto, cuando decidamos comprar (si no lo hemos hecho ya) una cámara de una determinada marca, debemos tener muy en cuenta la utilidad que le vamos a dar a ella en el futuro y no guiarnos por la oferta-precioboom de cierto momento del mercado.

Opino que todas las marcas actuales tienen la suficiente calidad para realizar buenas instantáneas, pero hay tres que marcan la diferencia con el resto: CANON, NIKON y OLYMPUS.

¿Por qué elegí OLYMPUS? Mi opinión es que esta marca ofrece la mejor relación calidad precio del mercado, además de ir un poco por delante en algún aspecto de tecnología electrónica que el resto. Por poner un ejemplo, el sistema de limpieza del sensor de OLYMPUS fue pionero en el mercado y todavía ninguno de los incorporados en cámaras de otras marcas le han superado. Esto es muy importante para fotógrafos de naturaleza, ya que el intercambio de objetivos en el campo siempre introduce motas de polvo en el cuerpo que pueden arruinar nuestro sensor o aliviar nuestros bolsillos con limpiezas periódicas en el SAT. Otra característica es que esta marca monta su estabilizador de imagen en el cuerpo de la cámara, por lo que sólo lo pagarás una vez; otras marcas lo colocan en cada uno de los objetivos que se adquieren por lo que el coste se multiplica por todos aquellos objetivos que se adquieran. Un tercer detalle muy importante, en lo que a comodidad se refiere, es su monitor orientable en todas las direcciones en los modelos de gama alta, lo que nos evita incómodas posturas a la hora de trabajar. La óptica de los objetivos ZUIKO en su gama Pro, creo que poco tienen que envidiar a ópticas de otras marcas consolidadas y su precio es, en general, menor. El sensor 4/3 de OLYMPUS tiene limitada su resolución a aproximadamente 12,6 Mp en la actualidad, lo cual es un hándicap serio para recortes de tomas lejanas. Sin embargo, las ópticas que se manejan, vienen multiplicadas su distancia focal por dos (x2), de modo que si adquirimos un tele de 300mm de distancia focal, en realidad se transforma en un 600mm en fotografía analógica, con lo que el precio que pagamos por ese tele todavía queda más minimizado, además de que el equipo que tenemos que transportar pesa menos comparativamente hablando. En otras marcas, el sensor multiplicará las distancias focales de nuestros objetivos por 1,5 ó 1,6. Pero no todo son ventajas... el Rango Dinámico que nos proporciona este sensor es bastante limitado, siendo mucho más alto en las demás marcas del mercado. Tampoco voy a hablar aquí de sensores Full Frame o sensor de fotograma completo (24x35mm) porque entramos en cámaras Pro de precios muchas veces prohibitivos...

Bueno... una vez que he elegido mi cámara con una determinada marca (en este caso OLYMPUS, y a partir de ahora me ceñiré exclusivamente a esta marca), debo elegir qué modelo me conviene más. Aquí habrá una lucha entre qué quiero y qué puedo comprar: yo empecé con una E-500 con doble kit (14-45mm y 40-150mm) al que inmediatamente acoplé un anillo de extensión EX25; este equipo me costó cerca de 800€ y me hacía un servicio más que digno para todo tipo de fotografía: retratos, paisajes, arquitectura e incluso macro. Probé con un tele zoom 50-200mm obteniendo relativamente buenas fotografías macro (incorporando el anillo de extensión)... aunque haciendo recortes y perdiendo 1-2 puntos de luz.

A medida que mi querida E-500 me daba más satisfacciones, también intentaba pedirle más resultados, pero me limitaba la ausencia de estabilizador de imagen y de pantalla Pre View para fotografías en estudio. Por ello conseguí en el mercado de segunda mano (el cual os aconsejo por representar un verdadero filón de excelente material a unos muy buenos precios) la E-510 que incorporaba las dos mejoras que yo necesitaba en ese momento. Evidentemente no quería seguir trabajando con un anillo de extensión cuando un objetivo macro me daría una calidad extra. Por ello opté por el magnífico 50mm macro con el que conseguí espectaculares fotografías en la naturaleza y verdaderas joyas en el estudio.

Yo pensaba que mis expectativas ya estaban cumplidas, cuando descubrí un tele zoom macro de los que denominan “Pata Negra”: el SIGMA 70-200mm MACRO. Me gustaba todo en él menos su peso... por lo que opté por una “versión reducida” del mismo y adquirí un SIGMA 150MM MACRO del que actualmente estoy enamorado y que me da sólo satisfacciones. Pero... el visor de la E-510 es demasiado pequeño para poder enfocar correctamente, por lo que intenté buscar una cámara que su visor me permitiera unos enfoques más críticos de los que me daba mi E-510. Fue cuando adquirí la cámara Pro de OLYMPUS por un módico precio (en el mercado de segunda mano): la E-3. Con ella he sacado mucho partido a las libélulas que he retratado y creo que le seguiré sacando partido durante muchos años más.

Otro tema muy importante es el de la iluminación. Mis comienzos fueron ceñidos al “poder” del flash incorporado en la cámara; le adapté un difusor de pantalla ancha de fabricación casera con una hoja de papel vegetal. Adquirí el extraordinario (y extraordinariamente caro) flash de OLYMPUS FL-50 con el que trabajo fotografía de estudio y empleo en algunas ocasiones en el campo: le incorporo diferentes difusores que hacen un trabajo más que digno. Sin embargo, tuve la oportunidad de comprar el Twin Flash o Flash Anular Doble OLYMPUS FS-STF22 y mis tomas adquirieron unos volúmenes y unas profundidades que jamás pude obtener con mis otros flahes (en cierto momento anterior incorporé otro flash más sencillo con una célula fotoeléctrica con aceptables resultados). Este flash doble es muy-muy caro, excesivamente costoso, pero los resultados que se pueden obtener de él son “de otro mundo”. Como bien dice mi amigo y colega Iñaki Mezquita “es la iluminación definitiva”.

Como veis, he ido pasando por diferentes “versiones” de cámaras (siempre OLYMPUS) y he buscado aquello que más se acomodaba a mis necesidades en cada una de mis etapas fotográficas. A veces también incorporé aparatos caseros (sobre todo en el tema de difusores) que resuelven muchos casos complicados con rápidas y económicas soluciones, pero, ante todo, nunca he perdido la ilusión por seguir mejorando en capacidad material... aunque es mucho más importante el ojo del que sabe mirar y el dedo del que acierta a disparar que el equipo que lleves en tu mochila y colgado al cuello.

Para finalizar, aunque este tema es muy particular, en mis salidas al campo suelo acoplar a mi cámara un monopié con una sencilla rótula. Este es un utensilio barato y muy útil ya que me libera del peso del equipo al disparar, evitando trepidaciones y me sirve de apoyo en lugares de acceso difícil utilizándolo a modo de bastón.

Si deseas obtener más información, visita "Planeta Libélula" en su sección de Fotografía.

 

Actualizado ( Miércoles, 10 de Febrero de 2010 18:14 )  

¿Cuántos estamos on line?

Tenemos 11 invitados conectado(s)