Entomopraxis

"entomopraxis" libros y material entomológico. Entomogical books and equipment: the best catalogue in the market. entomopraxis@entomopraxis.com
Banner

el fascinante mundo de las libélulas

E-mail Imprimir PDF

EL FASCINANTE MUNDO DE LAS LIBÉLULAS


Los insectos que a día de hoy más me fascinan por sus maravillosos colores, diversas formas, espectaculares vuelos, etc. son las LIBÉLULAS...

El Fascinante Mundo de las Libélulas

 

            Personalmente opino que los insectos son por sus características, biología, abundancia y versatilidad los seres vivos más apasionantes de la Naturaleza; pero entre ellos, los que hasta ahora más me han fascinado son las libélulas: colores, formas, vuelo, ojos... ¡todo en ellas es colosal!

 

 Estructura de los Odonatos


            Su estructura corporal se compone de tres partes principales: cabeza, tórax y abdomen.

 

            1.- Cabeza: alberga un par de antenas, un par de ojos y una boca:

a)      Antenas: una característica de los Odonatos es que las antenas son muy cortas, casi pasan desapercibidas. A veces una Mosca León puede dar la imagen de ser una libélula, pero sus antenas son largas y curvadas mientras que las antenas de todas las libélulas son muy pequeñas y rectas.


                          
 

 

b)      Ojos: unos enormes ojos ocupan gran parte de la cabeza. Sin duda son los insectos que poseen mejor capacidad visual y un ángulo de visión de cerca de 270º.

 

                         

 

c)      Boca: teniendo en cuenta que una libélula es una máquina de cazar, su boca es un fantástico aparato masticador con mandíbulas dentadas (de ahí su nombre de odonatos).

 

                          

 

2.- Tórax: está dividido en dos partes: protórax en la parte anterior (de pequeño tamaño) y el sintórax, en el que se encuentran:


 

 

a)          Alas: dos pares: las delanteras o anteriores y las traseras o posteriores. Son membranosas y están surcadas por una complicada red de venas que les da la rigidez necesaria para poder volar. Cerca del ápice de cada una de ellas se encuentra una celdilla opaca llamada pterostigma. La venación de las alas ayuda a su determinación y clasificación.

 

 

 

b)     Patas: tres pares; son espinosas y se sitúan hacia adelante. Esas espinas son utilizadas fundamentalmente para cazar y para colgarse y apoyarse en los soportes. No son aptas para caminar.

 

                                 

 

3.- Abdomen: es alargado, cilíndrico o aplanado. Se compone de 10 segmentos. Los colores del abdomen ayudan a la determinación de las especies. En el segundo segmento de los machos se encuentra el órgano copulador, encontrándose el orificio genital en el segmento nueve. Esta característica es única dentro del mundo de los insectos y su cópula de una plasticidad excelsa, como más adelante veremos.

 

 

 

 

Historia

 

            Hay libélulas en este planeta, como hoy las conocemos, desde hace más de 250 millones de años; su estructura, comportamiento y procreación no ha cambiado mucho en todo este tiempo, señal inequívoca de que están situadas en un muy alto grado en la cadena evolutiva.


 
            Se han encontrado fósiles de libélulas con ejemplares de hasta ¡70 centímetros! de envergadura alar, como Stenophelia aqualis de hace 200 millones de años.

 

 

Las libélulas y el hombre

 

            También llamados Caballitos del Diablo, estos insectos siempre han gozado de mala fama en nuestra sociedad, no así en la oriental, donde en Japón son venerados como seres mitológicos, representando la el valor, la fuerza y la felicidad, y un día al año celebran la Fiesta Nacional de las Libélulas.

 

            Son animales que ni pican, ni muerden ni son venenosos y que juegan un importante papel regulador de insectos plaga, tanto en su fase acuática como en su fase adulta, ya que devoran cantidades ingentes de mosquitos y microlepidópteros.

 

            A menudo asociamos su presencia con aguas limpias y puras.

 

 

Grupos de libélulas

 

            Atendiendo a su estructura alar, los odonatos se dividen en:

 

1.- Anisópteros o alas desiguales, que son las verdaderas libélulas, grandes, de potente vuelo y que se posan con las alas completamente abiertas.

 

 

  

 

  

 

2.- Zygópteros o alas plegadas: los “Caballitos del Diablo”, libélulas delicadas, de vuelo frágil y que cuando se posan, en general, pliegan sus cuatro alas.

 

 

 

Biología

 

            Son las libélulas insectos de metamorfosis sencilla: del huevo colocado por la hembra en el agua, planta acuática o ramita próxima al agua, saldrá una prolarva carnívora que crecerá entre siete y diecisiete estadios hasta su última muda imaginal. En esta fase se produce la eclosión para alcanzar la fase adulta o libélula propiamente dicha. También el adulto es carnívoro. Una vez emergida, debe pasar cierto tiempo hasta que alcance la madurez. Este preestadio de madurez se denomina téneral y no se parece mucho a lo que después será el adulto de la libélula.

 


 
Téneral o inmaduro de macho de Aeshna affinis


  Ejemplar maduro de macho de Aeshna affinis

 


 

 

            El comportamiento reproductor de las libélulas es peculiar y sumamente asombroso:

 

            la cópula comienza con una parada nupcial que tiene como objeto atraer a las hembras receptivas.

Acto seguido, tiene lugar el vuelo de cortejo que consiste en que el macho se cierne sobre la hembra; a continuación se forma el tándem agarrando con los apéndices anales el protórax (en los Zygoptera) o por la parte trasera de la cabeza (cuello) (en los Anisoptera) de la hembra.




El tándem precede siempre a la cópula: el macho debe llenar su vesícula seminal; para ello repliega el abdomen sobre sí mismo y efectúa la transferencia de esperma desde el segmento S9 en la parte final del abdomen (aparato genital primario) al segmento S2, justo tras el tórax (aparato genital secundario); seguidamente es la hembra la que levanta el abdomen doblándolo hasta el segundo segmento del macho. Es cuando se produce la cópula y la forma del corazón con el que nosotros simbolizamos el amor.

 

         

 

 

 

Algunos Géneros de Libélulas Ibéricas

 

ZYGOPTERA

 

Calopteryx: son libélulas de colores metálicos, generalmente azules los machos y  verdes las hembras.

 

 


 

Lestes: de color verde metálico con ligera pruinosidad azul.

 

 


 

Sympecma: de color marrón, es la única especie (S. fusca) que pasa el invierno en forma de imago o adulto

 

 

 

 

Ischnura: delicados Caballitos del Diablo con la parte final del abdomen de color azul celeste.

 

 


 

Coenagrion: en los machos alternan los colores azul celeste y negro, mientras que las hembras son casi totalmente negras.

 

        

 

Pyrrhosoma y Ceriagrion: de color rojo intenso.

 

      

 

ANISOPTERA

 

Anax: las libélulas más grandes de la península Ibérica se encuentran en este Género, como la “Libélula Emperador” (Anax imperator). De color azul intenso, negro y marrón.

 

 


 

Aeshna: podemos decir que se trata de “Anax empequeñecidas”, ya que externamente se parecen al género anterior pero de menor tamaño.

 

 


 

Gomphus: de color amarillo limón y negro.


 

 


Onychogomphus
: sus apéndices anales están muy desarrollados. De color amarillo-verdoso y negro.

 

 


 

Cordulegaster: la más grande de las libélulas ibéricas, fácilmente reconocible por su color casi totalmente negro con máculas amarillas.

 

 


 

Macromia y Oxygastra: las dos especies de estos géneros son, sin duda, las más emblemáticas de todas las libélulas ibéricas: Macromia splendens y Oxygastra curtisii.

 

     

 

 

 

Libellula: de potente vuelo, son especies con el abdomen relativamente corto y ancho (aplanado). Los machos azul celeste o marrón y las hembras anaranjadas.

 

 

 

Sympetrum: son libélulas a las que parece que les falta un trocito de abdomen. Los machos son rojizos y amarillas las hembras.

 

       

 

Orthetrum: macho de color azul celeste con pruinosidad negra más o menos abundante; las hembras amarillas y negras.

  

Actualizado ( Viernes, 25 de Diciembre de 2009 21:30 )